Menu
08/04/2020
A+ A A-

Sebastián Piñera y la democracia chilena se ven acorralados por una renovada oleada revolucionaria

La violencia contra las fuerzas del orden se extiende a tiendas, barrios residenciales e iglesias.La violencia contra las fuerzas del orden se extiende a tiendas, barrios residenciales e iglesias. Santiago de Chile, Enero 29 (DP.net).– La violencia es el pan de cada día en Chile desde hace algunos meses. Últimamente se desarrolla un verdadero movimiento terrorista que se inició con los disturbios provocados en el tradicional lugar de celebración de la Torre Entel para concentrarse últimamente en la Plaza de Italia, en Santiago. Estos disturbios de han extendido a otras ciudades de Chile con violencia semejante.

La violencia tiene su epicentro en esta plaza y se extiende a barrios residenciales aledaños, donde sus habitantes son acosados y agredidos. El video que aquí mostramos es un auténtico testimonio de lo que está sucediendo y de la desesperación de las víctimas. No solamente se manifiestan los disturbios como una agresión directa al sistema democrático sino también como una violenta campaña antirreligiosa que queda de manifiesto con la quema de templos, sobre todo católicos, como se informa en el video que mostramos a continuación.

Se observa prominente en las manifestaciones y disturbios la bandera roja del Movimiento Internacional de Trabajadores (MIT), una colectividad "trotskista", fundada en 2017. Su principal dirigenta es María Rivera, abogada fundadora de la Defensoría Popular, acusados por ataques al Metro, la cual está convocando a una huelga general indefinida desde el 8 de marzo hasta, señalan, «derrocar al Presidente Sebastián Piñera».

La bandera roja del MIT ondea prominente en los disturbiosLa bandera roja del MIT ondea prominente en los disturbiosHacen un llamado a «preparar una gran Huelga General, retomando como punto de partida y como ejemplo la huelga del 12 de noviembre que logró acorralar al gobierno y a los de arriba». El ejemplo utilizado no es casual. Esa fecha de noviembre fue una de las jornadas más violentas post 18-O. Entonces, con actitud conciliatoria, el Presidente Piñera accedió a muchas de las demandas originales de los manifestantes antes de que se viera obligado a decretar por segunda vez el estado de excepción. Y, finalmente, accedió también a dar inicio a un proceso constituyente.

Esas concesiones no aplacaron en lo más mínimo a los revoltosos. De hecho, el MIT es promotor de las ideas de Vladimir Lenin y León Trotski, proclamando como objetivo «la toma del poder por los trabajadores y el pueblo, única solución para acabar con la explotación y el capitalismo». El Movimiento cuenta con medio de comunicación propio: La voz de los Trabajadores. En la última edición señala en su portada: «Una propuesta revolucionaria y socialista para Chile».

Ante la desastrosa situación de violencia y destrucción terrorista que están provocando estos disturbios, el Estado ejerce su pleno derecho cuando se ve obligado a utilizar toda la violencia necesaria para proteger a los ciudadanos del acoso y las crueles agresiones de grupos enemigos de la democracia que pretenden apoderarse del país por la fuerza mediante un proceso de desestablización provocada por el terror. La violencia del Estado en este caso es obligatoria en su compromiso democrático de mantener el orden y defender a los ciudadanos pacíficos y sus derechos humanos seriamente amenazados. Este video es una muestra dramática de ciudadanos que son testigos y víctimas de la agresión y el pillaje. Es sumamente indignante que amplios sectores de la prensa osen justificar a estas alturas a los enemigos de la democracia alegando que protestan reclamando derechos. Es una actitud vergonzosa.