Menu
26/05/2020
A+ A A-

Mundo Sindical / A Worker's World

EL CONVENIO 190 DE LA OIT SOBRE LA VIOLENCIA Y EL ACOSO

Apenas hace unos meses, en junio de este año, la Conferencia Ge­neral de la Organización Interna­cional del Trabajo (OIT) adoptó el Con­venio 190. Dicho instrumento se refiere a la violencia y acoso en el mundo del trabajo, el cual define como “un conjunto de comportamientos y prácticas inacep­tables, o de amenazas de tales comporta­mientos y prácticas, ya sea que se mani­fiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico…”. Es­tas conductas, dice el Convenio, “afectan a la salud psicológica, física y sexual de las personas, a su dignidad, y a su entorno familiar y social.” Pueden constituir una violación de los derechos humanos y re­presentan una amenaza “para la igualdad de oportunidades, y son inaceptables e incompatibles con el trabajo decente”.

Considera también que una cultura del trabajo que fomente el respeto mutuo es muy importante para mejorar la calidad de los servicios públicos y privados. El acoso y la violencia afectan negativamente la organización del trabajo, las relaciones laborales, el compromiso de los trabajado­res e incluso pueden dañar la reputación de la empresa y la productividad. Subraya que estas conductas afectan de manera desproporcionada a las mujeres. Pueden impedirles que accedan al mercado labo­ral, permanezcan en él o progresen profesionalmente. Por ello, es indispensable un enfoque de género que aborde los factores de riesgo, particularmente el abuso de las relaciones de poder que generalmente se ejercen de un hombre hacia una mujer.

El Convenio llama a promover un entorno de tolerancia cero frente a la violencia y el acoso. Todos los actores del mundo del trabajo deben abstener­se de ellas, prevenirlas y combatirlas. El convenio incluye a los trabajadores y a otras personas en el mundo del trabajo, asalariados o no, y cualquiera que sea su situación contractual, y desde luego a los individuos que ejercen autoridad, funcio­nes o responsabilidades de un empleador. Y debe aplicarse durante el trabajo, en re­lación con el trabajo o como resultado del mismo. Por ello, los países que suscriban este Convenio deberán prohibirlas legal­mente; diseñar políticas que aborden esta problemática; instalar mecanismos de control; velar por que las víctimas tengan acceso a vías de recurso y reparación y a medidas de apoyo; y establecer sancio­nes. Igualmente, deberán proporcionar a los trabajadores información y capa­citación acerca de los peligros y riesgos identificados, y sobre las medidas de pre­vención y protección correspondientes Todas estas medidas deberán aplicarse por medio de la legislación nacional y de convenios colectivos pactados entre em­pleadores y empleados.

Como vemos, se trata de un Conve­nio que trata de manera muy amplia un conjunto de fenómenos deplorables. En algunas ramas económicas y empresas, el maltrato físico, la violencia directa contra una persona o grupos de personas es una práctica más frecuente de lo que imagina­mos, sobre todo en aquellas en dónde hay una indefensión aguda de los trabajadores por la ausencia de una representación sin­dical o por condiciones de sobre explota­ción. Por ejemplo, en el trabajo agrícola, en la construcción, en el trabajo asalariado en el hogar, o en el caso de trabajadores con contratos temporales o subcontratados. Y en diversas ocupaciones informales.

Add a comment Leer más...

PROPÓSITO DE ENMIENDA EN LA NUEVA ERA

A casi dos meses de confinamiento global no habrá duda alguna que la historia universal marcará un hito en 2020, con un antes y después de la pandemia del Corona virus, ya que los efectos descomunales causados en las economías y sociedades del planeta no se habían conocido otrora, aun cuando conocimos un siglo XX pleno de conflictos mundiales que destruyeron la infraestructura de naciones de Europa y Asia, podemos reafirmar que en la actualidad jamás conoció el género humano tanta incertidumbre y zozobra sobre su futuro.

Por el contrario, como resultado de la IIa Guerra Mundial la industria de armamento propulsó la economía estadounidense, al punto que erigió un nuevo orden económico mundial concretado en los Acuerdos de Bretton Woods (1944), donde se decidió la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, usando el dólar estadounidense como moneda de referencia internacional.

Hoy el balance es totalmente distinto, ante el impacto de un enemigo letal, invisible, capaz de doblegar al arma más poderosa, éste se difunde rampante por el planeta, doblegando las economías desarrolladas del orbe, le ha asestado un nocaut a toda actividad económica y social del género humano. Contrayendo el crecimiento comercial positivo de naciones registrado durante décadas desde el siglo XX,  como vemos en el caso de EEUU más de 30 millones de desempleados desde el inicio de la crisis del coronavirus, pronosticando los economistas que la tasa de desempleo en junio puede elevarse al 30%, el país se enfrenta a una crisis que va encaminada a ser la más devastadora desde 1930. En el caso de la Unión Europea las cifras apuntan a una caída del PIB para 2020 de 9% y de 15 millones de desempleados, en el caso concreto de España tardará al menos dos años en superar la peor crisis en un siglo, se estima una caída de la actividad del 9,2% en 2020 y una recuperación del 6,8% en 2021; el paro ascenderá al 19% y se tardarán al menos dos años en recuperarse, por este camino este año se perderán cerca de dos millones de empleos a tiempo completo, y en el caso de nuestro continente la pandemia amenaza con dejar entre 14 y 22 millones de personas más en pobreza extrema en Latinoamérica.

Estas cifras demoledoras ameritan la reflexión sobre el nuevo rol del liderazgo político y social global, siendo oportuna la proyección de un nuevo reajuste del pensamiento y valores éticos de cada uno de los actores. En tal sentido, los gobiernos de las potencias planetarias deben asumir la fragilidad extrema de sus sistemas de salud, por tanto, qué sentido tienen presupuestos armamentistas mil millonarios en dólares, si no hay suficientes camas en los hospitales de Nueva York, Londres, Berlín, Madrid, París, donde desaparece la fuerza productiva más preciada, el ser humano. Como planteaba recientemente Antonio Guterres, secretario General de la ONU “Creo que es obvio que nos falta liderazgo. Eso solo puede ser posible si los países clave, las potencias mundiales clave, son capaces de aproximarse, adoptar una estrategia común y entonces traer hacia ellos al resto de la comunidad internacional. El norte mundial no puede derrotar al coronavirus si el sur mundial no lo derrota también”.

Add a comment Leer más...

ANP demanda una sociedad más humana

Aun en las circunstancias más difíciles, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú no podría dejar en el olvido su homenaje a quienes, día a día, por vocación y profesión, afrontando toda suerte de peligros, cumplen con la tarea inclaudicable de informar con la verdad a la Nación. Es su destino de organización gremial y sindical de los trabajadores y trabajadoras de prensa, precursora y protagonista de las más trascendentes y recordadas luchas y conquistas sociales del periodismo nacional.

Este acto recordatorio, lleno de fraterna emoción, se lleva a cabo, sin embargo, en uno de los momentos más difíciles para la vida y la salud de la humanidad. Nos embarga el sufrimiento y el dolor de una pandemia globalizada, durante la cual se está poniendo a prueba la expresión, moral y material, del significado de la solidaridad de las personas y de los pueblos. Hombres y mujeres militantes de la ANP forman parte activa de la vanguardia de héroes y heroínas civiles, que cumple ese sagrado deber, como auténticos mensajeros de la comunicación social.

Nada les arredra. Ni la violencia física, ni la amenaza verbal, ni el autoritarismo, ni el abuso del poder. Para los trabajadores y trabajadoras de prensa, es doctrina democrática respetar y hacer respetar la información como derecho del pueblo. En sus sagrados mandamientos, la ANP afirma y afirmará, sin temor, que la peor opinión es el silencio, que la imposición de la cultura del secretismo, no pasará. Su historia elocuente, de más de nueve décadas de trayectoria ejemplar, avalan con firmeza esta posición.

La ANP es consciente del significado de este nuevo aniversario del "Día del Trabajador/a", de la heredad de las luchas de los obreros/as, empleados/as, técnicos/as y profesionales, que entregaron la vida, aquí en Perú y en el mundo, por darle dignidad al trabajo humano. Pero, igualmente, es consciente que ese cometido no ha concluido. Más todavía, cuando la globalización, bajo el pretexto de una época de cambios y no de cambios de época, nos pone sobre aviso ante el advenimiento de la economía inmaterial o economía digital, sustentada en el recurso tecnológico, que perversamente practicada, pondrá fin al derecho al trabajo, a las conquistas sociales y económicas.

Add a comment Leer más...

ILO: As job losses escalate, nearly half of global workforce at risk of losing livelihoods

The latest ILO data on the labour market impact of the COVID-19 pandemic reveals the devastating effect on workers in the informal economy and on hundreds of millions of enterprises worldwide.

GENEVA (ILO News) – The continued sharp decline in working hours globally due to the COVID-19 outbreak means that 1.6 billion workers in the informal economy – that is nearly half of the global workforce – stand in immediate danger of having their livelihoods destroyed, warns the International Labour Organization.

According to the ILO Monitor third edition: COVID-19 and the world of work , the drop in working hours in the current (second) quarter of 2020 is expected to be significantly worse than previously estimated.

Compared to pre-crisis levels (Q4 2019), a 10.5 per cent deterioration is now expected, equivalent to 305 million full-time jobs (assuming a 48-hour working week). The previous estimate was for a 6.7 per cent drop, equivalent to 195 million full-time workers. This is due to the prolongation and extension of lockdown measures.

Regionally, the situation has worsened for all major regional groups. Estimates suggest a 12.4 per cent loss of working hours in Q2 for the Americas (compared to pre-crisis levels) and 11.8 per cent for Europe and Central Asia. The estimates for the rest of the regional groups follow closely and are all above 9.5 per cent.

Informal economy impact

Add a comment Leer más...

LOS TRABAJADORES FORJARÁN LA SOCIEDAD DEL FUTURO

La fecha que rememora el sacrificio de quienes entregaron su vida para que se hiciera realidad la jornada de las ocho horas de trabajo, ocho horas de recreación y ocho horas de descanso, en la casi totalidad del mundo industrial, y tomará rumbo el primer paso de la dignificación del trabajo y del salario como medios de sustento, encuentra este año a la humanidad preocupada por múltiples problemas que tienen que ver con la sobrevivencia de millones y millones de personas, que luchan contra una pandemia sin precedentes similares y una emergente economía inmaterial o digital, que más temprano que tarde, condenará al desempleo, al hambre y la miseria a quienes siempre se ha negado el acceso a la distribución equitativa del bien común.

Los antecedentes históricos nos hacen recordar que no es ésta la primera vez que ocurre tan perversa realidad. El tiempo transcurrido trae a la memoria que en todas las sociedades, se ha dado el caso de la presencia de ricos y pobres. Vale decir las dos caras de la desigualdad, nunca superada: los pobres que hacen ricos a los ricos y los ricos que hacen pobres a los pobres. La vigencia de una relación de explotación ha ocurrido y ocurre, con su carga asimétrica, en el escenario de la vida cotidiana. Parece que será, por siempre, inalterable. Salvo que algún día, el ser humano deje de lado su maldad y mire en el prójimo a su propio ser.

Si observamos el mundo en forma global, vamos a llegar a la conclusión que esta desigualdad no solamente se da en el reparto de la riqueza. También ocurre en el reparto del poder. No se puede negar que en ésta o aquella sociedad Occidental u Oriental, ha habido quien manda y quien obedece. Nadie cede ante el dolor ajeno, los poderosos no dan marcha atrás. De allí que siempre habrá que tener presente, que la relación de opresión no tiene cuando acabar.

¿Por qué tal situación? Hay quienes han estudiado a fondo el problema. Y nos dicen que la consecuencia está dada por una evidente tendencia a la inercia de los movimientos sociales y en toda realización humana. Discursos, conceptos, objetivos, métodos de actuación, que nacieron como respuesta a un estado de cosa real, en un momento determinado, tienden a mantenerse. Cuesta abandonarlos. Claro, significaron ayer un valor en sí mismos y existe ahora temor de perder esos valores al cuestionar los diversos aspectos en los que se concretaron. Olvidamos que estamos en el siglo XXI, de la información y el conocimiento.

Add a comment Leer más...