Menu
17/01/2020
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

There’s Nothing ‘Compassionate’ About Open Borders

Published with permission: Chilton Williamson Jr.** 
and  Crisis Magazine 

My late father-in-law, Neil McCaffrey (founder of Arlington House publishers, The Conservative Book Club, etc.), remarked back in the 1960s that bishops would do well to learn something about economics, given their predilection for instructing the faithful and indeed the world in that discipline in its moral dimension. It has seemed to me for the past 30 years that churchmen would do equally well to read up on matters in all sorts of fields relating to immigration and migration—from South to North and from the Third World to the First especially. It seems the prudent thing for them to do, and Christ and the Church have always counseled prudence.

I was reminded of this apparent gap in their education while reading a recent account in The Daily Mail of a riot on New Year’s Eve at the Cieneguillas penitentiary for men in the Mexican state of Zacatecas. According to the Mail, the ructions erupted from what was planned as a “friendly” soccer match between incarcerated members of the Gulf and Zetas drug cartels. Following an argument over an asserted dirty tackle in the penalties box, players drew guns and fired them. Three hours later, the federales, the National Guard, and prison officials managed to subdue the mayhem in which 16 inmates were killed and five wounded. In the aftermath, the prison conducted a search that yielded—in addition to more guns—“knives, 77 bags of marijuana, a saw, three pairs of scissors, nine phones, phone chargers, two hammers and a bottle of liquor.” The suspicion is that all this contraband had been smuggled into Cieneguillas by relatives of the inmates during visiting hours on New Year’s.

It goes without saying that Mexico has no monopoly on crime, including prison crime. Americans of a certain age will remember the 1971 “rebellion” at the Attica Correctional Facility in New York. It was the worst prison outbreak in American history: 1,281 of the prison’s approximately 2,200 inmates rioted, gained control of the prison, and took 42 of the prison staff hostage. Subsequently, other prison riots have occurred in the nearly five decades since Attica, but none of them was near as deadly as the one in Zacatecas.

Add a comment Leer más...

REPÚBLICA DOMINICANA: INDUSTRIA AVÍCOLA

La importancia de la producción avícola nacional para contribuir a la seguridad alimentaria del pueblo dominicano queda de manifiesto por el hecho de que se trata la mayor fuente de proteína animal que figura en la dieta diaria de la gran mayoría de los hogares.

Tan solo de enero a agosto del pasado año, el sector produjo casi mil 569 millones de unidades de huevo y 141 millones 400 mil de pollo, lo que da una idea del consumo local. 

Adicionalmente durante ese mismo período las exportaciones subieron a 15 millones 500 mil dólares, generando además una gran cantidad de empleos. 

De ahí, la importancia de que el Ministerio de Agricultura mantenga un continuo monitoreo sobre el cumplimiento del protocolo de vacunación y demás medidas sanitarias requeridas para prevenir enfermedades.

El hecho de que sean pequeños productores los que no siguen las normas, no los exime de su cumplimiento, sobre todo cuando pueden provocar una epidemia que ocasione graves perjuicios económicos a los demás productores y al país. El trabajo de inspectoría de las autoridades debe ser constante y exigente.


 

Add a comment

¿Inoculación deliberada del VIH en Cuba?

Sólo ha habido una repetición de los métodos empleados en su momento por el tirano Ceausescu, hace más de tres decenios

El caso del científico cubano Ariel Ruiz Urquiola

LA HABANA, Cuba. – Hace apenas unas horas tuve acceso a la entrevista concedida por el doctor Ariel Ruiz Urquiola a la periodista independiente Iliana Hernández. Esas declaraciones se produjeron a raíz del arribo a La Habana en diciembre pasado, procedente de Europa, del exprofesor de Biología. Éste, en ellas, ratifica la tremenda denuncia que ya había dado a conocer tiempo atrás: que el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)  que padece se lo inocularon, por vía endovenosa, agentes del régimen castrista.

Del aludido material periodístico cabe lamentar que la entrevistadora, al darle inicio, no haya brindado —siquiera de manera breve— los antecedentes del caso. También que no tradujera, para beneficio de quienes ignoran el inglés, las expresiones hechas por su entrevistado en ese idioma. Pero estas pequeñas omisiones palidecen ante el valiente desafío que entraña, para esa comunicadora, haber elaborado y difundido el video apenas horas después de haber sido ella misma víctima de una cruel represión.

En cualquier caso, la entrevista ha sido ocasión propicia para divulgar las antiguas y modernas arbitrariedades que el aparato político y policial del castrismo ha hecho caer sobre Don Ariel y su entorno. Aquí cabe mencionar, ante todo, la manera inicua en que él fue expulsado de su cátedra universitaria. “Truncaron mi vida profesional”, dice.

Con respecto a este atropello —repetición de desmanes similares perpetrados en su tiempo por regímenes marxistas-leninistas de Europa—, cabe recordar las irónicas palabras de un destacado disidente checoslovaco: “Mi país tiene que ser el más desarrollado del mundo, pues hay doctores en Filosofía que trabajan como mozos de limpieza”…

De Ruiz Urquiola (al igual que de mi difunto hermano de causa Félix Antonio Bonne Carcassés) puede decirse algo parecido. En el caso específico del primero, el régimen castrista —especie de Rey Midas a la inversa— convirtió a un brillante y laureado profesor de Biología en un campesino consagrado a atender su finca del municipio pinareño de Viñales.

Add a comment Leer más...

Daniel Ortega, solo

Mientras los espacios democráticos en Nicaragua no se restablezcan, la crisis política no tendrá solución

“Más de la mitad de los presos eran sandinistas”, me dijo Benjamín Siles quien siendo antisandinista de toda la vida estuvo como preso político de Daniel Ortega durante siete meses, por apoyar desde su pequeña localidad en el centro de Nicaragua la insurrección popular que dio origen a la crisis que empezó en 2018.

Desde una perspectiva más académica, el politólogo José Luis Rocha destaca en su libro, Autoconvocados y conectados, que trata sobre la participación de la juventud en esa insurrección, que el primer rasgo en el perfil de los “jóvenes más visibles en la revuelta son sus raíces o incluso su militancia sandinista”. Si algo ha quedado claro entonces en estos casi dos años de crisis, es el aislamiento internacional del régimen de Ortega, pero también nacional, al extremo que se ha acuñado el término “orteguista”, para diferenciarlo del sandinismo.

Muchos en España y en países latinoamericanos recuerdan y entonan los versos del Cristo de Palacagüina, de Carlos Mejía Godoy. Exiliado en Costa Rica, el cantautor compone y canta al pueblo nicaragüense que llenaría, si no hubiese represión armada, calles y plazas para reclamar democracia. Y el sacerdote y poeta Ernesto Cardenal, con la misma barba y melena blanca, cotona campesina, boina guevarista, y que a sus 94 años enlaza la épica revolucionaria con la épica democrática, escribió al expresidente de Uruguay, José Mujica, diciéndole que “Ortega y Murillo, no pueden seguir encontrando legitimidad en los movimientos de izquierda a los que con sus actos sin escrúpulos han traicionado”.

Sergio Ramírez, también de la épica revolucionaria, al recibir el Premio Cervantes en abril de 2018, cuando recién había estallado la crisis, inició su discurso diciendo: “Permítanme dedicar este premio a la memoria de los nicaragüenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia, y a los miles de jóvenes que siguen luchando, sin más armas que sus ideales, porque Nicaragua vuelva a ser República”. Y la reconocida escritora Gioconda Belli, otra sandinista histórica, escribió un desgarrador poema, La verdad encarcelada, sobre las decenas de presas políticas en las cárceles de Ortega.

Add a comment Leer más...

El abominable caso: la esclavitud de los médicos cubanos

La revolución comunista cubana tiene las manos manchadas de sangre por tanta gente cubana inocente que ha muerto, que es políticamente perseguida, o vive en la total pobreza,  o les cercenaron el derecho a soñar, o viven en la indigencia, o tienen casi un siglo de atraso tecnológico respecto a otros países del mundo,  o añoran la libertad de expresión,  o desean ser felices y esa felicidad se les niega, con el uso de la fuerza y del terror. Peor aún, les niegan a elegir a sus gobernantes libre, soberana y lícitamente.

Es decir, los cubanos viven como esclavos, excepto los líderes del poder en la isla, quienes viven como reyes. Ejemplo patético de esa situación se refleja en la fortuna que dejo Fidel Castro al morir, que según dicen, murió multimillonario. Me pregunto: ¿Qué tipo de negocios le enriquecieron, diferente al narcotráfico, entre otras actividades ilícitas?

El caso de los médicos cubanos es patético y reflejo de lo que puede hacer un tipo de régimen criminal como el cubano al obligar a sus médicos a aceptar condiciones de trabajo denigrantes en el exterior que rayan en la esclavitud y en lo criminal al obligarles a servir de espías para su gobierno y a trabajar en condiciones infrahumanas por encima de las 40 horas semanales de trabajo normal en el mundo civilizado. 

No contentos con este perverso trato, al final de sus contratos solo reciben migajas de un seudo sueldo en dólares que cobran a sus clientes mundiales, que les pagan por sus servicios especiales, mientras que el gobierno se queda con una parte importante de dicho sueldo. Es decir, parte del producto del trabajo de los médicos cubanos ayuda a mantener económicamente el régimen dictatorial comunista, tal como sucede en actividades típicas de esclavitud de seres humanos.

Add a comment Leer más...